_MG_4205

8 razones por las vivir una aventura en Mongolia

1.- Caminar (o rodar) por las Dunas del Gobi

Rodar por las regiones del Gobi es una experiencia inolvidable. Dunas y largas extensiones de terreno te harán creer que estás en otro planeta. Durante el recorrido rodamos junto a un largo cordón de dunas a las que no podremos aguantarnos de tocar, pisar o rodar sobre ellas.

2.- Dormir en una Yurta

Las yurtas son unas construcciones de base redondas típicas de los nómadas mongoles. Durante el recorrido dormiremos en varios campamentos de este tipo de alojamiento, tan curiosos como acogedores. Pocas oportunidades tendrás de vivir esta experiencia.

 

3.- Sumergirse en la cultura de Chinggis Khaan

Este mandatario creó uno de los mayores imperios de la historia, tomando el control prácticamente de todo Asía y Europa conocidas de la época. Además desarrolló algunas medidas “modernas” para la época como la meritocracia en el ejército o el papel más activo de la mujer. Sin duda una cultura muy interesante.

 

4.- Sentirte como un Guerrero Único

Como no podía ser de otra manera, después de varios días rodando por estas maravillosas tierras tendrás la oportunidad de vestirte y sentirte como un auténtico guerrero o alguno de los otros personajes de la época.

5.- Rodar junto a camellos o caballos salvajes

Mongolia es un país en el que hay más animales que personas, y aun se pueden observar familias de caballos o camellos salvajes deambulando libremente por las extensas planicies. Una sensación única rodar junto a estos espectaculares animales que te harán sentirte como un auténtico guerrero del Gobi.

6.- Disfrutar de los atardeceres y noches estrelladas más espectaculares del mundo

La escasa contaminación lumínica en mitad de Mongolia hace que sus atardeceres, amaneceres y noches sean de las más espectaculares del planeta. Disfrutar de una cerveza mientras el sol se va o mirar hacia arriba de madrugada serán momentos que recordarás el resto de tu vida.

7.- Conocer a gente local maravillosa

Esta gente como buenos nómadas son gente hospitalaria que siempre están dispuestos a ayudarte en lo que necesites, invitarte a su casa o yurta y repartir su comida o bebida contigo, y por supuesto con una sonrisa en la cara.

8.- Sentirte un auténtico aventurero

Mongolia es uno de los países con menos densidad de población del mundo y además la mitad vive en la capital, Ulan Bator. Por esta razón rodarás durante cientos de kilómetros con la única compañía de tus compañeros y manadas de animales salvajes por polvorientas y remotos caminos. Cada día vivirás una aventura nueva.

 

Si te ha gustado lo que has leído y visto, aquí tienes toda la información de nuestro viaje para 2018:

Curso Iniciación al Trail

LEAVE COMMENT